Una criptomoneda es un activo digital diseñado para funcionar como un medio de intercambio de valor. No obstante, las propuestas de valor son muy diversas.

Los registros de propiedad de monedas individuales se almacenan en un libro de contabilidad distribuido utilizando criptografía. De esta forma, aseguran las entradas de registros de transacciones verifican la transferencia de la propiedad de la moneda.

Por lo general, no existen en forma física y no son emitidas por una autoridad central. Cuando una criptomoneda se crea antes de su lanzamiento, se considera centralizada.

Tienden a utilizar una cadena de bloques propia, que sirve como una base de datos de transacciones financieras públicas. Las «criptomonedas» que utilizan otra cadena de bloques son tokens.

Bitcoin, lanzado por primera vez como software de código abierto en 2009, fue la primera criptomoneda descentralizada. Desde el lanzamiento de bitcoin, se han creado más de 6.000 altcoins.