Finanzas personales básicas

Finanzas personales básicas

Nadie nos enseña cómo gestionar nuestras finanzas personales en ningún momento de nuestra vida y eso provoca que nos centremos en hacer dinero sin pensar en cómo gestionarlo de forma adecuada. Hay muchos casos de personas que han sabido ganar grandes cantidades de dinero, pero una mala gestión les lleva a perderlo todo o la gran mayoría de los beneficios. A todos nos gusta gastar nuestros ingresos sin tener muchas preocupaciones, es fácil y divertido.

Inflación

Según el banco de España y el Instituto Nacional de Estadística,  los ahorros de las familias españolas que están guardados en cuentas bancarias sin ninguna rentabilidad o interés está en máximos desde 2008. Probablemente debido a que el banco central europeo mantiene los tipos de interés en valores alrededor de 0, o incluso negativos. Además, estas directrices han obligado a los bancos a dar unos planes de ahorro con unos intereses del 0,03% anual. Para entenderlo mejor, si depositas 10.000€, al cabo de un año te pagan 3€, así que tenerlo en un plan de ahorros o en una cuenta corriente es básicamente lo mismo1. Mientras tanto, la inflación en España durante los últimos 10 años ha sido de alrededor del 1–2%2, lo que significa que cada año tu dinero tiene un 1 o 2% menos de poder adquisitivo respecto al año anterior.

Tal y como se puede ver en la siguiente tabla, el poder adquisitivo de 10.000€ en 2009, pasan a ser equivalentes a 8.000€. En México, la inflación del último año de este último año (hasta Junio de 2019) ha sido del 4,8% y en Colombia del 3,2%3. Si la pérdida de poder adquisitivo para una inflación como la de España durante un período de 10 años es del 20%, con una inflación del 5% anual, para el mismo período, es del 40%.

Finanzas personales. Cómo afecta la inflación a tu dinero

Medir la cantidad de ahorro de las familias en los países de Latinoamérica es más difícil porque se ahorra mucho fuera de instituciones financieras y, por tanto, existen menos registros fiables. La gente que ahorra en bancos oscila entre el 12% y el 32%, siendo Paraguay la que menos ahorra y Costa Rica y República Dominicana las que más, mientras que Colombia es el 4º país por la cola y México el 9º, según datos del 20174.

El ahorro medio en España es inferior al 5% del sueldo, situándose por debajo del punto mínimo, en 2008. El máximo después de la crisis llegó a ser del 18,8% en 20095.

Gestionar el dinero como una empresa

Aunque no rindamos cuentas ante ningún inversor o ninguna opinión pública, existen unos límites de gasto a partir de los cuáles uno tiene que plantearse su estrategia y comenzar a cambiar cosas para mejorar la situación a largo plazo.

En mi opinión, el secreto no reside en ganar mucho dinero, sino en gastar poco. Si ganas mucho dinero pero no tienes un buen control de gastos, siempre necesitarás más dinero del que ganas.

El gasto máximo que se debe destinar a la vivienda no debe superar el 30% de los ingresos, tanto si estás pagando un alquiler, como si estás pagando una hipoteca. Si estás por encima, será casi imposible ahorrar. La situación ideal sería estar por debajo del 20%.

Si tienes otras deudas con bancos a corto plazo y con interés alto, la suma total del gasto de la vivienda más este tipo de préstamos no debe de sobrepasar el 40% de los ingresos mensuales. Se incluye la compra de un vehículo, reforma de vivienda o cualquier otro préstamo a menos de 5-10 años. Deberías de poder ahorrar un mínimo del 10% de tu sueldo, aunque sea difícil.

Tal y como están los precios de los alquileres y los sueldos dudo mucho que la mayoría de las personas puedan cumplir estas reglas. Si eres de los que las están incumpliendo, deberías plantearte medidas drásticas para cambiar tu situación. Es una vergüenza que la situación económica esté tan mal como para no poder permitirnos una vida digna. Sin embargo, la situación es la que es, debemos adaptarnos y no abandonar el sentido común. Además, la situación política en Europa y América es muy inestable y los signos de una recesión están en el horizonte. En esta situación, endeudarse es probablemente una muy mala idea.

Como gestionar tu dinero si cumples estas normas básicas

Céntrate en pagar la deuda a corto y medio plazo

Cuanto más esfuerzo económico hagas ahora para quitarte la deuda, menos tendrás que pagar más tarde en intereses, antes alcanzarás la estabilidad y más podrás dedicar al ahorro.

Céntrate en pagar primero los créditos con interés alto y a corto plazo. Evita las deudas a corto plazo para cosas no productivas, como comprarte un televisor, un teléfono o similares.

Paga las deudas con interés bajo a medio plazo. Endeudarse para un coche tampoco es buena idea, a no ser que te permita aceptar una oferta de trabajo muy buena. Siempre puedes encontrar vehículos de segunda mano para perder menos dinero. En el siguiente gráfico se puede apreciar la devaluación de un coche con un precio inicial de 20.000€ desde que lo compramos hasta que tiene más de 12 años. Mientras que la depreciación de valor en porcentaje no es tan grande, pasamos de un 53% los primeros cuatro años a un 49% los siguientes 4 hasta que tiene un total de 8 años. La diferencia en euros es de 10.600€ para los primeros 4 años y de 4.600€ para los siguientes 46.

Finanzas personales. Devaluación de un vehículo

Prioriza eliminar este tipo de préstamos una vez te libres de la deuda a corto plazo.

Empieza a ahorrar mientras pagas las deudas a largo plazo como la hipoteca de una vivienda. Hasta que no tengas una cantidad que te permita afrontar imprevistos sin tener que recurrir a préstamos, prioriza el ahorro como si se tratara de un préstamo a corto y medio plazo. Si llega un imprevisto y no tienes ahorros, tendrás que endeudarte y volver a empezar. Crea una cuenta nueva donde se realice una transferencia automática de tu sueldo a principios de mes y trátalo como si fuera un gasto más.

Gestiona tus ahorros

Como explico en el post de Inversión vs ahorro, podemos destinar nuestros ingresos a tres categorías distintas: Gasto, inversión o ahorro.

Hasta ahora solo he hablado de los gastos, vamos a ver cómo podemos gestionar la inversión y los ahorros. En este caso voy a incluir la inversión dentro de los ahorros, porque solo podrás destinar dinero a ambas si primero has controlado los gastos que tienes. Te recomiendo que utilices estos consejos como guía, pienses por ti mismo y si tienes ideas diferentes las apliques. Debes encontrar lo que te funciona mejor a ti.

Tu objetivo principal tiene que ser evitar la pérdida total del dinero y el de ganar a la inflación

1. Fondo de emergencia (20%)

Si estás empezando a ahorrar, deberías de centrarte en crear un fondo de emergencia que te permita tener un seguro ante imprevistos. Por ejemplo, la reparación del coche, reparaciones de electrodomésticos, comprar un teléfono si se te rompe o pierde el que tienes. Puede ser de 1.000€, 2.000€ o lo que consideres que pueda cubrir el peor de los escenarios.

Si ya tienes unos ahorros considerables, aparta una cantidad que creas conveniente o puedes destinar un 20% de los mismos como referencia.

Este dinero es mejor tenerlo en efectivo o en una cuenta bancaria como depósito, que sea fácilmente accesible. Si lo tienes en forma de propiedades de acciones o cualquier título financiero será más difícil acceder a efectivo.

2. Fondo de libertad (30%)

Mi segunda prioridad sería la de construir un fondo que te permita sobrevivir durante unos 6–12 meses sin tener que trabajar. Si tienes un trabajo que te proporcione una indemnización por despido, puedes tener una parte del mismo cubierta. Aun así, no está de más tener el propio, en caso de que la empresa en la que estás entra en quiebra o te despida mediante un ERE (Expediente de Regulación de Empleo).

Este fondo es el que te permite hacer un cambio de dirección en tu vida moderado o radical incluso. Te permite poder tomar decisiones arriesgadas sin estar condicionadas por el miedo (como por ejemplo hizo Ángel Alegre, de Vivir al Máximo). Si vives día a día llegando a final de mes a duras penas y quieres cambiar tu vida, tendrás que conformarte con lo que tienes. Te será difícil salir del círculo vicioso en el que te encuentres, empeorando tu calidad de vida drásticamente.

Antes de la crisis de 2008 existían planes de ahorro con interés alto y penalizaciones bajas por sacar el dinero antes del plazo acordado con el banco, que te permitían ganar a la inflación y tener una accesibilidad razonablemente rápida.

En la situación económica global actual, donde los intereses son bajos o negativos, es mejor mantener tus ahorros en una cuenta donde puedas disponer de ellos cuando quieras y estar atento a oportunidades que puedan aparecer, como una bajada considerable en los precios de las acciones si llega una crisis económica. Otra opción es buscar un fondo indexado de bajo riesgo7 que no tenga fecha mínima de retiro o tenga penalizaciones bajas.

3. Inversión (30%)

La mejor inversión a nuestro alcance es invertir en ti mismo, fórmate en cosas que te gusten o en ser el mejor de lo que ya sabes. Intenta montar negocios de ideas que tengas o de lo que se te da bien, pero nunca destines más dinero del que te puedes permitir perder totalmente sin endeudarte o entrar en quiebra.  Desarróllalas tratando de destinar el mínimo dinero posible, si tienes que hipotecarte para crearlo, déjalo o intenta realizar una prueba piloto primero. Si todavía no tienes ninguna idea o quieres estudiar, ahorra para este propósito aunque no sepas para qué te servirá todavía, el momento llegará.

4. Ahorro a largo plazo (10%)

Estos planes se caracterizan por ser muy aburridos, pero con riesgo bajo, con unos impuestos aplicables relativamente bajos (entre un 19% y 23% según el dinero que tengas invertido) y sólo en el momento de la venta8. Estos planes funcionan bien cuando la perspectiva de cobro es de 10, 20 o incluso más años.

El porcentaje a destinar depende de tu edad. Si eres muy joven y estás interesado en aprender sobre hacer crecer tu dinero más rápidamente quizás te interese destinar un porcentaje menor. Por otro lado, si eres mayor o no quieres aprender sobre otras opciones que existen, es probable que quieras destinar más a este plan y olvidarte de él, haciéndolo crecer añadiendo ahorros mensualmente además del crecimiento que te proporciona. Ahora mismo, las tasas que dan los bancos para planes a largo plazo son similares a la inflación9.

5. Especulación o alto riesgo (10%)

El objetivo de este dinero tiene que ser el de tener la posibilidad de ganar mucho dinero en poco tiempo, pero a costa de un riesgo considerablemente mayor. No me refiero a comprar lotería, sino a comprar acciones de nuevos sectores que probablemente tengan un impacto muy grande en nuestra sociedad en un futuro próximo. Por ejemplo, compañías de inteligencia artificial o criptomonedas, que no deja de ser una forma de tener exposición a la tecnología Blockchain. No debes olvidar que puedes perder todo el dinero invertido fácilmente.

Alguno pensará, que si compra Bitcoin con un 90% de sus ahorros o pide un préstamo y sube un 10.000% como en el último ciclo de mercado, lo transformará en millones de euros como mucha otra gente, ¿verdad? Sí, es una posibilidad, pero mínima y arriesgada. Solo cuentan las historias de los que han ganado y son la grandísima minoría. Si te apetece ver lo que no te cuentan en los medios de comunicación, puedes ver esta línea de suicidios que se habilitó cuando Bitcoin bajó de 20.000€ a 6.000€.

Además, si dependes del dinero que tienes dedicado a una inversión de alto riesgo y muy volátil, tomarás decisiones emocionales que serán peores que las que tomarías si es un capital que das por perdido. Como dicen en el sector del trading:

Primero sobrevive y después prospera

«First survive, then thrive»

Hay que buscar las oportunidades que te darán una probabilidad de éxito mayor con una probabilidad de fracaso absoluto menor.

Asignación de los ahorros alternativa

Si no tienes deudas a corto ni medio plazo y tienes cubiertos tu fondo de emergencias y tu cuenta de libertad y tienes entre 25 y 40 años, puedes asignar los ahorros de la siguiente forma:

  • 60% Inversión
  • 30% Ahorro a largo plazo
  • 10% Especulación de alto riesgo

Quizás puedas pensar que es un porcentaje demasiado alto para la inversión. Si no tienes un capital inicial elevado, las ganancias no van a marcar una diferencia. Tienes que centrarte en crear un capital inicial grande invirtiendo en ti mismo y en hacer más dinero, para después ponerlo a trabajar por ti. En este post de Vivir Al Máximo, Ángel lo explica perfectamente. ¡Te recomiendo que te pases por allí!

Bienes financieros disponibles y su riesgo

A continuación he hecho una lista de los diferentes bienes financieros en los que se puede destinar el fondo de alto riesgo, ordenados de menor riesgo a mayor:

1. Depósitos certificados

Los certificados de depósitos son títulos financieros emitidos por una entidad financiera que ofrecen una rentabilidad fija en un periodo de tiempo fijo. Estos vehículos financieros son más comunes en países de Latinoamérica y Estados Unidos. Se diferencian de las cuentas de ahorros en que tienen una fecha de expiración fijada en el momento de su contratación.

2. Bonos del estado

Compra de deuda del estado a un plazo fijo con una rentabilidad fijada en el momento de la compra. Existen bonos a distintos períodos: 3, 5, 10, 20 y 30 años10. Las rentabilidades a día de hoy son:

  • Bonos a 1 año: Interés del -0,52%
  • Bonos a 3 años: Interés del -0,48%
  • Bonos a 5 años: Interés del -0,33%
  • Bonos a 10 años: Interés del 0,21%
  • Bonos 1 15 años: Interés del 0,65%

Es decir, si hoy inviertes 10.116,4€ en bonos del estado de España a 3 años, de aquí a 3 años tendrás 9.925,25€. Con los intereses negativos que ofrecen ahora (a corto plazo), no solo no ganas a la inflación, sino que además pierdes dinero desde el inicio11.

3. Productos básicos (commodities)

Se trata de la compra de productos básicos como trigo, soja, petróleo, metales como oro, plata u otros productos como Uranio. Realmente solo estás comprando títulos de propiedad para venderlos en un futuro, especulando así con su precio. Este tipo de títulos financieros tienen factores de riesgo añadidos como las catástrofes meteorológicas, las cuáles pueden tener un impacto considerable en su precio.

Históricamente, el oro y los metales han servido como protección contra las crisis económicas, es decir, cuando ha habido una crisis económica, su precio ha subido considerablemente. La economía global está en una situación muy delicada y se pueden empezar a discernir signos de una crisis cerca12.

4. Propiedades inmuebles

Compra de terrenos, casas, pisos, almacenes, etc. Con el objetivo venderlos a mayor precio o alquilarlos, recibiendo unos ingresos mensuales. Aún con los altos precios de los alquileres, la amortización de la inversión es de alrededor de unos 20 años y el coste inicial es muy elevado, siendo muy difícil comprar estos bienes sin endeudarse. Tal y como ocurrió en 2008, puede tener lugar una burbuja inmobiliaria y los precios de los inmuebles caer drásticamente.

5. Acciones de compañías

El Dow Jones (el IBEX 35 de las empresas productoras de Estados Unidos), desde 1992, ha dado un excelente 7% de rendimiento anual, pero ahora mismo se encuentra en crecimiento exponencial como Bitcoin en 2017 y en máximos históricos. Nadie sabe dónde acaban los mercados que están al alza y parabólicos, pero ahora no es momento de invertir a largo plazo. La inestabilidad política en Europa también es un determinante clave.

En la imagen de la izquierda hay el gráfico histórico del Dow Jones Industrial Average, donde se puede ver claramente que los mercados de estados unidos se encuentran en un crecimiento parabólico. La imagen de la derecha muestra el precio parabólico de Ethereum (una criptomoneda), un claro ejemplo de un mercado parabólico y como tienden a acabar.

6. Criptomonedas

Se trata de la compra de monedas virtuales como Bitcoin, Ethereum o Tezos. Las he colocado dentro del riesgo más alto debido a que es un producto muy joven y se desconoce cómo puede reaccionar ante periodos de incertidumbre como una crisis económica. La altísima volatilidad de las criptomonedas, las convierte en una oportunidad muy grande, pero a la vez en un gran riesgo para la gente no educada.

Se pueden comprar desde decenas de euros a millones, así que son una opción asequible para todos los públicos, sin importar los recursos que tengan.

7. Start-ups

Inversión en empresas de reciente creación, normalmente con el producto final en fase de desarrollo, e incluso a veces ni eso. El riesgo es elevadísimo porque no solo dependes de que la idea sea buena, sino también de que un equipo que no tiene experiencia llegue a desarrollar correctamente la idea y el negocio.

Si quieres realizar algún apunte, sugerencia o corrección, no dudes en dejar un comentario o enviar un correo a info@inviertenbitcoin.com.


Referencias

  1. Récord histórico ahorrado por los hogares
  2. Inflación histórica España – inflación IPC
  3. IPC según los datos de cada país
  4. Colombianos, con el quinto puesto de los que menos ahorran en la región
  5. El ahorro de los hogares en España se hunde y es ya un 60% más bajo que en Europa
  6. ¿Cuánto se deprecia un coche con los años?
  7. Cómo Invertir en Fondos Indexados: Guía práctica
  8. Cómo tributan los fondos de inversión en la renta 2018
  9. BBVA BONOS ESPAÑA LARGO PLAZO, FI
  10. Tesoro público del gobierno de España – Bonos y Obligaciones del estado
  11. Tesoro público del gobierno de España – Ejemplos de Inversión
  12. El gráfico que predice recesiones – Vídeo del canal Vox de Youtube

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú